Rosa Instaclean, una promesa cumplida

El balance perfecto de una mujer que ejemplifica el valor del empoderamiento sin olvidar el origen de sus sueños

Por Redacción/Sonaz
“Gracias por permitirnos darle a tu hogar un poco de amor”, con esa lema Rosa Lodge promociona en internet su compañía de limpieza.

Una empresa que no solamente le da empleo a doce mujeres pero que al mismo tiempo las empodera a superarse.

Es el “pay it forward” (paga el favor adelante), una forma de compartir el éxito de una mujer emprendedora que encontró en el quehacer doméstico la oportunidad de establecer un negocio próspero.

Rosa Insta Clean LLC, es la materialización del sueño de una orgullosa madre de cuatro varones que tras años de sortear su tiempo entre dos trabajos, la casa, el esposo y los hijos, finalmente logró una fórmula para el éxito.

Y el éxito que ella define no es exactamente el imperio que ha logrado construir en los últimos cuatro años; actualmente tiene una cartera de 800 clientes satisfechos en todo el Valle del Sol, sino el poder balancear las horas de trabajo con el tiempo para su familia.

Sus hijos y su esposo dan testimonio del cúmulo de satisfacciones que les ha brindado el nuevo rol de la jefa de la casa, la reina del hogar.

Rosa asume con gran orgullo su papel de empresaria, sin dejar de lado la humildad característica de una mujer trabajadora, guerrera de la vida y consciente del entorno actual, y la importancia de ayudar a otros a seguir sus pasos en el camino de la superación.

Al final de cuentas cumplió la promesa que le hiciera a su madre de convertirse en dueña de un negocio en los Estados Unidos. “No sabía de qué pero yo le prometí a mi mamá que algún día tendría mi propio negocio”, recuerda.

La primera casa que Rosa limpió <en sus inicios, una amiga que trabajaba en ese negocio la convenció de invertir estableciendo su propia compañía, como una forma alternativa de obtener ingresos extras>, le tomó cuatro horas para terminarla.

¿Cómo quedo la clienta? “Muy satisfecha, me fue excelente”, cuenta. Ahí se revelaría la oportunidad que ella buscaba. La amiga la había empujado a invertir prometiéndole que le ayudaría pero la dejo sola cuando surgió el primer cliente.

Rosa estaría más que agradecida, pues la oportunidad le hizo ganar sus primeros 80 dólares de ingresos adicionales a su empleo.

Aunque tenía una noción de limpiar no sabía cómo hacerlo profesionalmente para alguien más. Nada detuvo a Rosa de perseguir sus sueños.

Fiel a sus sueños

El balance perfecto de una mujer que ejemplifica el valor del empoderamiento sin olvidar el origen de sus sueños, así podría definirse la historia de logro y superación de Rosa.

Aprendió a operar un negocio escalando posiciones en una importante cadena de restaurantes de comida rápida en California; posteriormente en Arizona reforzó sus conocimientos administrativos y gerenciales para otra franquicia.

Pero no fue fácil conseguir un pedacito del sueño americano; siendo una adolescente emigró de la pequeña comunidad de San Juan del Monte en Guadalajara, México hacia este país, le costó mucho trabajo y esfuerzo el poder forjarse su destino. Con mucha perseverancia y dejando a un lado los miedos Rosa logro salir airosa –aunque en un segundo intento; el primero la detuvo migración-, de la mortal travesía desértica por el sur de Arizona.

Por ello, Rosa es fiel a sus sueños, no olvida los sacrificios y las experiencias que vivió para atravesar la frontera y conquistar sus metas.

Hoy valora cada logro y avanza a paso firme –con el apoyo de su esposo y familia- convirtiéndose en una mujer que inspira a que todo es posible cuando se persevera y se trabaja con pasión,  compromiso y gratitud. Por ello la frase de agradecimiento “Gracias por permitirnos darle a tu hogar un poco de amor”.

Christofer, Andrew, Anthony and Eric “feel proud of your mom” (Siéntanse orgullosos de su mamá).